Etiquetas

Esta obra fue seleccionada como ejemplo del uso del carboncillo como técnica artística, por lo que sólo será analizada bajo esa perspectiva.

En este carboncillo sobre tela de Picasso, L’artiste devant sa toile (1938) observamos una reflexión sobre el oficio del pintor que va muy ligada a las posibilidades estéticas del carboncillo como técnica. Picasso se ha retratado en el proceso de dibujar una línea, pero desde múltiples  perspectivas: bajo la figura principal, trazada con líneas gruesas, se aprecian otras figuras difuminadas, acercándose y alejándose del lienzo, como calculando el efecto del dibujo, y borrando finalmente la línea para volver a empezar.

Picasso utiliza la friabilidad del carboncillo, que permite eliminar o difuminar los trazos con gran facilidad, para reflejar el mismo proceso de la creación con sus correspondientes correcciones, logrando captar momentos diferentes que aquí pueden ser mostrados simultáneamente.

El espesor e intensidad del trazo se consigue mediante la mayor o menor presión de la punta del carboncillo sobre el soporte; así, las líneas más finas del cabello o del lienzo se han marcado con menor presión que las del contorno de la figura. Esta misma cualidad dúctil del carboncillo tiene el inconveniente de su difícil conservación, por la facilidad ya mencionada con que se borran los trazos ligeros, por lo que para su fijación sobre el soporte se utilizan diversos sistemas que incluyen aplicar soluciones de agua y goma arábiga o cola sobre la obra finalizada.

Nota: Esta obra se encuentra en el Musée National Picasso Paris, que no podrá visitarse hasta el verano del 2013 por reformas. Habrá que esperar :-)

BIBLIOGRAFÍA:

  • FUGA, A. Dibujo, carboncillo. En Técnicas y materiales del arte. Barcelona: Electa, 2004. p. 12-14.
  • SEATTLE ART MUSEUM. Picasso, masterpieces from the Museé National Picasso, Paris. Educator Resource Guide. Seattle: Seattle Art Museum, 2010. p.2
Anuncios