Etiquetas

, ,

Esto es un mensaje para todos los lunáticos, soñadores, poetas, niños y mayores amantes de la magia y la fantasía: si aún no habéis visitado la exposición sobre Georges Méliès de CaixaForum Barcelona, que sepáis que se acaba el próximo 24 de junio y es una de las muestras más divertidas para el hemisferio cerebral derecho que uno pueda regalarse.

Méliès

Méliès hinchando su propia cabeza con una mancha.

Los incentivos para visitar esta exposición son muchos y muy variados. Conocer la vida, trayectoria y creatividad sin fin de Méliès, personaje clave en la historia del cine y de la imaginación, no es sólo instructivo sino que divierte, maravilla y casi empuja a crear in situ.

Méliès fue dibujante, mago, actor, director de teatro, técnico, decorador, productor, realizador y distribuidor de más de 500 películas en las que campaban a sus anchas la fantasía, los trucos de magia, los efectos especiales y los montajes. Algunas de ellas, francamente ingeniosas, pueden verse en la muestra, así como, por supuesto, su mítico Viaje a la Luna.

Alunizando sin muchos miramientos en Viaje a la Luna (G. Méliès, 1902)

Alunizando sin muchos miramientos en Viaje a la Luna (G. Méliès, 1902).

Mientras los primeros pasos del cine se dedicaban a documentar la realidad, Méliès se aventuraba a llevar todo un universo mágico a la pantalla, lo cual no deja de sorprender.

Esto nos lleva a preguntarnos de dónde viene este genio, y a corroborar lo que ya sabía John Donne, que ningún hombre es una isla, y que Méliès no surgió de la nada como una seta vaporosa (aunque este nacimiento probablemente le hubiera encantado).

Así, la muestra nos descubre el conjunto de artefactos e inventos que fueron apareciendo a finales del siglo XIX relacionados con la proyección de imágenes estáticas y en movimiento, como la linterna mágica o el zootropo, caldo de cultivo previo al cine en el que se va gestando asimismo la cosmogonía y el imaginario del que se nutrirá Méliès: la fantasmagoría, la magia teatralizada, el ilusionismo…

El visitante podrá disfrutar de lo lindo contemplando estas primeras invenciones y utilizándolas en algunos casos, por lo que se recomienda a los niños grandes con hijos ir durante el fin de semana, ya que el ambiente es perfecto para la familia.

A los niños grandes sin hijos y que quieran disfrutar de toquetear y curiosear tranquilamente, que vayan en horario escolar entre semana.

A todos, que vayan, que vayan y sueñen a gusto.

***

Más información sobre horarios y visitas guiadas aquí.

Anuncios