Etiquetas

, , ,

Jim Morrison

Jimmy tenía un corderito, en el controvertido concierto de Miami en 1969, año de publicación de The Lords & The New Creatures

“Urge to come to terms with the “Outside”, by
absorbing, interiorizing it. I won’t come out,
you must come in to me. Into my womb-garden
where I peer out. Where I can construct a universe
within the skull, to rival the real”.*

Que Jim Morrison era un encantador de serpientes en el escenario lo sabemos todos. Su poesía, en cambio, se ha transformado en tierra de nadie desde su muerte: el mito del rock’n’roll psicodélico, de lo rebelde, del erotismo oscuro, sigue eclipsando al poeta. The Lords & The New Creatures recoge su obra poética primera en un libro que Morrison se autopublicó en 1969 y que sedujo al mismísimo Michael McClure, bestia inmensa de la poesía y uno de los pocos beats que nos quedan vivos.

La antología está dividida en dos partes. En la primera, The Lords (Notes on Vision) Morrison expone su visión del mundo moderno a través de un entramado de imágenes y asociaciones de ideas que evocan lo instintivo, lo irracional. Entre estas visiones sobre su percepción del funcionamiento inmanente del mundo, buscará la esencia social del teatro y el cine, relacionándolos con la magia de los chamanes, con lo más primitivo del ser humano. El vouyerismo como modus vivendi, los roles de actor y espectador en la sociedad, el papel de la televisión en la domesticación humana y todo aquello que se esconde tras a las impresiones superficiales de la realidad y da forma a nuestra existencia será pasto de su prosa poética. Estos textos, muchos de ellos bastante crípticos, probablemente nacieron en sus años de estudiante de cine en la Universidad de Florida, carrera que terminó pero de la que posteriormente se desentendió.

En The New Creatures la poesía se vuelve más huraña. El mito, la leyenda, la religión, el sexo, el horror, la naturaleza, la muerte, todo aquello que invocaba sobre el escenario ante las masas, convertido él mismo en chamán y sirviéndose de música, gesto y palabra, se transforma aquí en mensaje en clave, en enigma. En santo y seña para poder cruzar el umbral y llegar… al otro lado, claro.

* Urge hacer las paces con el “Afuera” / absorviéndolo, interiorizándolo. Yo no saldré / tú debes entrar dentro de mí. Dentro de mi útero-jardín / desde el que yo miro hacia afuera. Donde puedo construir un universo / dentro del cráneo, que rivalice con lo real.

The Lords & The New Creatures
Jim Morrison: The Lords & The New Creatures
Editorial: Simon & Schuster
Páginas: 141
Año: 1987

Anuncios